La pesadilla del sueño americano

Todos sabíamos que era mentira pero la vida consiste en creer. No necesariamente en aquello que más se aproxime a la verdad. Basta con creer, aunque sea en engaños y falsificaciones. Así ha evolucionado nuestra especie: creyendo. Y cuando la

La pesadilla del sueño americano

Todos sabíamos que era mentira pero la vida consiste en creer. No necesariamente en aquello que más se aproxime a la verdad. Basta con creer, aunque sea en engaños y falsificaciones. Así ha evolucionado nuestra especie: creyendo. Y cuando la

Nueve días de rabia

Han pasado nueve días desde la desconcertante sentencia de ‘La Manada’. Lo considero un tiempo prudente para no escribir, tal y como están las cosas, una columna constitutiva de delito al dejarme llevar por la rabia y la impotencia. Tiempo

Nueve días de rabia

Han pasado nueve días desde la desconcertante sentencia de ‘La Manada’. Lo considero un tiempo prudente para no escribir, tal y como están las cosas, una columna constitutiva de delito al dejarme llevar por la rabia y la impotencia. Tiempo

La pedagogía de la crueldad

Llevaba varios días pensando en ello cuando descubrí que, como suele ser habitual, alguien ya lo había pensado antes. La antropóloga argentina Rita Segato puso nombre científico a la sensación que, desde hace tiempo, me acorrala cuando conecto la televisión,

La pedagogía de la crueldad

Llevaba varios días pensando en ello cuando descubrí que, como suele ser habitual, alguien ya lo había pensado antes. La antropóloga argentina Rita Segato puso nombre científico a la sensación que, desde hace tiempo, me acorrala cuando conecto la televisión,

La sociedad del daño

Tres bomberos sevillanos se enfrentan a una condena de prisión en Grecia por salvar la vida de los refugiados que llegaban a la isla de Lesbos hace dos años. Ellos, que decidieron invertir el tiempo libre de sus vacaciones en

La sociedad del daño

Tres bomberos sevillanos se enfrentan a una condena de prisión en Grecia por salvar la vida de los refugiados que llegaban a la isla de Lesbos hace dos años. Ellos, que decidieron invertir el tiempo libre de sus vacaciones en

Educación para la sinvergonzonería

Les molestaba mucho algo que Ellos, que son de doctrina y neoliberalismo católico, llamaban ‘adoctrinamiento ideológico’. Ellos, que jamás han condenado el franquismo, que cantan “soy el novio de la muerte” al paso de un Cristo crucificado, que utilizan a

Educación para la sinvergonzonería

Les molestaba mucho algo que Ellos, que son de doctrina y neoliberalismo católico, llamaban ‘adoctrinamiento ideológico’. Ellos, que jamás han condenado el franquismo, que cantan “soy el novio de la muerte” al paso de un Cristo crucificado, que utilizan a

La comunidad del corazón

Fue un domingo, mientras almorzaba, que me dio por conectar el televisor y curiosear en su programación. Hace tiempo que desconfío de la información que vierte ese electrodoméstico y suelo emplearlo únicamente como soporte para el visionado de series. Emitían

La comunidad del corazón

Fue un domingo, mientras almorzaba, que me dio por conectar el televisor y curiosear en su programación. Hace tiempo que desconfío de la información que vierte ese electrodoméstico y suelo emplearlo únicamente como soporte para el visionado de series. Emitían

Los superhéroes muertos

Hace muchos años, tantos que me entumece pensarlo, se cruzó en mi vida un cómic de superhéroes. Yo era de Mortadelo y Filemón, de 13 Rue del Percebe, y confieso que aquellas historias, pese a lo atractivo de sus vestuarios,

Los superhéroes muertos

Hace muchos años, tantos que me entumece pensarlo, se cruzó en mi vida un cómic de superhéroes. Yo era de Mortadelo y Filemón, de 13 Rue del Percebe, y confieso que aquellas historias, pese a lo atractivo de sus vestuarios,