Archivo de Categorías: miedo

Carniceros o ganado

No es la primera vez que hablo de The Walking Dead, la serie basada en los cómics de Robert Kirkman y Tony Moore. La lucha por la supervivencia de un grupo de personas en una América apocalíptica plagada de zombies

Carniceros o ganado

No es la primera vez que hablo de The Walking Dead, la serie basada en los cómics de Robert Kirkman y Tony Moore. La lucha por la supervivencia de un grupo de personas en una América apocalíptica plagada de zombies

Dogmas de fe

La duda tiene mala reputación. Aquellos que dudamos a cada paso y que padecemos la tentación de cuestionarlo todo, lo sabemos. La firmeza en tus decisiones, la autoridad con la que las sostengas y esa insultante intransigencia para con la

Dogmas de fe

La duda tiene mala reputación. Aquellos que dudamos a cada paso y que padecemos la tentación de cuestionarlo todo, lo sabemos. La firmeza en tus decisiones, la autoridad con la que las sostengas y esa insultante intransigencia para con la

La tumba del eufemismo

Hace tiempo que ya nadie llama a las cosas por su nombre. Ni siquiera aquellos que creen que lo hacen. Los que sobrevivieron a la época en la que la palabra menos ofensiva determinaba un concepto peyorativo, ven la nube

La tumba del eufemismo

Hace tiempo que ya nadie llama a las cosas por su nombre. Ni siquiera aquellos que creen que lo hacen. Los que sobrevivieron a la época en la que la palabra menos ofensiva determinaba un concepto peyorativo, ven la nube

Nyman, que estás en los cielos

Dice mi amiga Marta que mis problemas con la aviación civil ni siquiera son problemas; que es la razonable consecuencia de volar mucho. “Es como los adornos que te rompe la asistenta”, añadió. “Solo te los puede romper ella porque

Nyman, que estás en los cielos

Dice mi amiga Marta que mis problemas con la aviación civil ni siquiera son problemas; que es la razonable consecuencia de volar mucho. “Es como los adornos que te rompe la asistenta”, añadió. “Solo te los puede romper ella porque

Lo dice la tele

Abrí la puerta y encontré el rostro malhumorado de Marta. “No puedo con mi madre”, dijo. Y me apartó para adentrarse en la casa sin que mediase invitación. “¿Te puedes creer que me llama cada día para decirme que por

Lo dice la tele

Abrí la puerta y encontré el rostro malhumorado de Marta. “No puedo con mi madre”, dijo. Y me apartó para adentrarse en la casa sin que mediase invitación. “¿Te puedes creer que me llama cada día para decirme que por

Día tonto

Finalmente, Encarna ya no tiene novio. Después de dedicar semanas enteras a contarnos lo harta que estaba de su pareja y la desoladora sensación de tener un okupa en su sofá, llegó un día en el que él la miró

Día tonto

Finalmente, Encarna ya no tiene novio. Después de dedicar semanas enteras a contarnos lo harta que estaba de su pareja y la desoladora sensación de tener un okupa en su sofá, llegó un día en el que él la miró