Archivo de Categorías: dolor

El día del machote

Solo hay una cosa peor que la estupidez y es reincidir en ella. Como el alumno al que le explicas mil veces que uno más uno son dos y él se empeña en no retener la información, en negarla, en

El día del machote

Solo hay una cosa peor que la estupidez y es reincidir en ella. Como el alumno al que le explicas mil veces que uno más uno son dos y él se empeña en no retener la información, en negarla, en

No son cosas de niños

Me esperaban en la puerta del aula, formando un pasillo. Tenía que pasar entre ellos para acceder a clase. Y sabía que lo mejor era cruzar corriendo porque la intención era golpearme violentamente mientras lo hiciese. Era un juego. Me

No son cosas de niños

Me esperaban en la puerta del aula, formando un pasillo. Tenía que pasar entre ellos para acceder a clase. Y sabía que lo mejor era cruzar corriendo porque la intención era golpearme violentamente mientras lo hiciese. Era un juego. Me

Sobredosis de horror

A veces basta con golpearse en la rodilla o en el codo con el marco de la puerta. Basta con levantar la cabeza y darse contra el mueble de la cocina. No hace falta amputarse un dedo sin anestesia para

Sobredosis de horror

A veces basta con golpearse en la rodilla o en el codo con el marco de la puerta. Basta con levantar la cabeza y darse contra el mueble de la cocina. No hace falta amputarse un dedo sin anestesia para

Dolor en directo

Hay momentos en los que la realidad nos abofetea el carácter y nos roba la sonrisa. La vida está llena de esos momentos y sólo la capacidad de ver una botella medio llena nos permitirá esquivarlos sin extraviar el brillo

Dolor en directo

Hay momentos en los que la realidad nos abofetea el carácter y nos roba la sonrisa. La vida está llena de esos momentos y sólo la capacidad de ver una botella medio llena nos permitirá esquivarlos sin extraviar el brillo

El sitio que duele

Tal vez no recuerdes un mail que te escribí en noviembre en el que te anunciaba que Marta y yo, cansados de buscarnos a nosotros mismos en fosas comunes emocionales, optamos por husmear en terapias alternativas. Fue Juliana, la maquilladora

El sitio que duele

Tal vez no recuerdes un mail que te escribí en noviembre en el que te anunciaba que Marta y yo, cansados de buscarnos a nosotros mismos en fosas comunes emocionales, optamos por husmear en terapias alternativas. Fue Juliana, la maquilladora