Archivo de Categorías: alquiler turístico

La sociedad del daño

Tres bomberos sevillanos se enfrentan a una condena de prisión en Grecia por salvar la vida de los refugiados que llegaban a la isla de Lesbos hace dos años. Ellos, que decidieron invertir el tiempo libre de sus vacaciones en

La sociedad del daño

Tres bomberos sevillanos se enfrentan a una condena de prisión en Grecia por salvar la vida de los refugiados que llegaban a la isla de Lesbos hace dos años. Ellos, que decidieron invertir el tiempo libre de sus vacaciones en

La isla de la pasta

Creo que fue el pintor y escritor Santiago Rusiñol quien, a principios del siglo XX, definió Mallorca como “la isla de la calma”. Si hoy existiese alguien con la misma inquietud, con el talante cronista de Rusiñol, escribiría que hace

La isla de la pasta

Creo que fue el pintor y escritor Santiago Rusiñol quien, a principios del siglo XX, definió Mallorca como “la isla de la calma”. Si hoy existiese alguien con la misma inquietud, con el talante cronista de Rusiñol, escribiría que hace

El turista no tiene la culpa

Llegué a Barcelona un viernes por la tarde. En la misma estación de Sants decidí que aquella temperatura tan agradable lo único que pretendía era invitarme a pasear, durante media hora, hasta la casa de mis amigos Roberto y Joan,

El turista no tiene la culpa

Llegué a Barcelona un viernes por la tarde. En la misma estación de Sants decidí que aquella temperatura tan agradable lo único que pretendía era invitarme a pasear, durante media hora, hasta la casa de mis amigos Roberto y Joan,

La codicia

Hace tiempo, tanto que ahora no podría situarlo en el calendario, alguien de mi entorno me dijo, en plan aleccionador, que los mallorquines eran muy fenicios. Que ellos, por unas perras, eran capaces de vender hasta su alma. Aquel comentario

La codicia

Hace tiempo, tanto que ahora no podría situarlo en el calendario, alguien de mi entorno me dijo, en plan aleccionador, que los mallorquines eran muy fenicios. Que ellos, por unas perras, eran capaces de vender hasta su alma. Aquel comentario