Mis problemas con el taxi

Siempre he concebido un taxi como un espacio dramático. Ya lo hizo Jim Jarmusch con Night on Earth, esa película en la que retrataba cinco historias, que sucedían en cinco puntos del planeta, y que se desarrollaban en el interior de un taxi. Entre un taxista y su pasajero puede desarrollarse la comedia, el drama, la tragedia, hay quién dice que hasta porno y, si me apuran, terror.

Hace algo más de una semana los taxistas de toda España se pusieron en huelga. Se quejaban del desmantelamiento del sector y responsabilizaban, directamente, a empresas como Uber o Cabify, empresas de transporte de viajeros a través de una aplicación de smartphone, de la futurible destrucción de miles de puestos de trabajo. Hablaban de competencia desleal, de incumplimiento de las leyes,… Es jodido escribir esto pero me costó mucho buscar un ápice de empatía hacia el gremio. No argumento estar en posesión de una verdad absoluta, si es que eso existe; digo que somos consecuencia de nuestra experiencia y que esa, más que ninguna otra razón, cimenta nuestro pensamiento.

Lo que más he sentido en el interior de un taxi ha sido rabia e indignación. Y parece que de eso no se puede hablar porque recae sobre tus espaldas la responsabilidad de miles de familias, como si tu opinión le quitase el pan de la boca a sus hijos. Mi rabia y mi indignación no son responsabilidades; son consecuencias de una mala actitud que debería ser la primera a erradicar antes de señalar la paja en el ojo ajeno.

Recuerdo aquella ocasión en la que tomé un taxi en el aeropuerto de Son Sant Joan y le indiqué mi destino: plaza Teniente Coronel Franco (ahora Miquel Dolç). El taxista se pasó todo el trayecto jurando en arameo, lamentando, en voz alta y visible malestar, su mala suerte por tener unos pasajeros con una carrera tan corta. Nunca más he vuelto a coger un taxi para llegar a mi casa. Aunque vaya cargado como una mula y tan siquiera sienta mis pies.

Tampoco olvidaré el día que murió mi padre y tuve que trasladarme, con urgencia y dolor, de Palma a Madrid. La casa de nuestra infancia albergaba el horrible pecado de estar próxima al aeropuerto de Barajas. La carrera también era corta para el taxista, que puede que llevase horas esperando cargar un pasajero rentable pero no, le toqué yo. Si el taxi es un servicio público, lo es en todas las circunstancias. Tras quejarse durante largos minutos, el taxista tuvo la osadía de recriminarme que tenía que haberle avisado de que viajaba a un destino tan próximo antes de subirme en el vehículo. Se pueden imaginar cómo reaccioné, ese día y con la carga emocional que llevaba, ante semejante desfachatez. El taxista no volvió a abrir la boca en todo el trayecto. Ni siquiera abandonó el coche para sacar mi equipaje de su maletero.

Creo que fue la actriz Pilar Bardem quien comentó en una ocasión que un taxista al que le indicó la dirección a la que se dirigía le contestó: “No podemos llegar hasta ahí porque está todo cortado por la manifestación de los maricones”. Pilar le pidió al taxista que parase el taxi, le abonó la bajada de bandera y se apeó. La política Marisa Castro me contó hace un mes cómo le solicitó a un taxista que la llevase a la plaza Pedro Zerolo de Madrid. El conductor apuntó, con cierta arrogancia, que esa plaza se llamaba Vázquez de Mella. Marisa le contestó que hacía más de un año que el ayuntamiento había cambiado el nombre de la plaza y que si su puntualización respondía a unos argumentos homófobos, hiciese el favor de detener el coche para que pudiera bajarse.

He subido en taxis que, como prolongaciones de la propia personalidad de su conductor, apestaban a comida o tabaco, donde me obligaban a escuchar un partido a un volumen atronador, donde se comentaba las noticias en voz alta, sin la prudencia lógica de evitar el enfrentamiento con alguien de quien se desconoce todo, donde siempre he tenido la sensación de que iban a timarme unos euros. Y ahora nos reclaman que seamos solidarios. Y lo somos si hay que denunciar irregularidades, un neoliberalismo económico salvaje que hace imposible la convivencia entre derechos y rentabilidad, a empresas que no tributan en España (ese no es el caso de Cabify, que tiene flota propia y conductores en nómina al tratarse de una empresa con sede fiscal en nuestro país), a quienes se mantienen al margen de las legislaciones laborales de cada país, quienes tienen una flota de conductores mal pagados, sin derechos. Pero con la misma contundencia con la que denunciamos la mafia de las licencias en el gremio del taxi, por poner un ejemplo, o el pésimo trato al cliente que ha caracterizado su monopolio durante décadas.

Lo que ha empujado a muchos usuarios a abandonar el taxi y aficionarse a Uber o Cabify no son los precios. Es el trato. Ahí es donde su oficio tiene que adaptarse a los nuevos tiempos y no desatender las razones de sus usuarios porque será en ese momento, cuando a sus clientes no les importe nada de lo que les suceda, cuando habrán perdido verdaderamente la batalla.

Taxis are lined-up in front of the Olympic Stadium in Berlin during a Europe-wide protest of licensed taxi drivers, against taxi hailing apps that are feared to flush unregulated private drivers into the market

Anuncios

  1. Juan moriel

    Bla, bla,bla y más de lo mismo. Con todos mis respetos nadie habla de los taxistas que ayudan a la gente mayor, ni de otras muchas cosas. Solo lo negativo que indudablemente existe. No recuerdo ninguna liberación buena ni endesa (subida más subidas), ni ninguna otra. Si esto que ha usted le ha sucedido es cierto haber llamado al ayuntamiento y haberlo dicho allí y no aquí poniendo verde a un sector en general.

  2. Ark

    Es curioso, pensaba que daría argumentos reales en contra del taxi pero los ha dado en contra de personas que conducían X taxis. Como comprenderá no tiene nada que ver, pues ni el bueno ni el malo representan al gremio, nadie lo hace, lo hacemos todos a la vez, y somos el espejo de esta sociedad, ni más ni menos, por eso es normal encontrar homófobos, fachas, rojos, futboleros, políticos de bar, callados, parlanchines y el etcétera tan largo que pueda tener la definición de miles de personas. Nos une que vamos sentados en un taxi, absolutamente nada más, y es por eso que nunca dejará de sorprenderme el blog, artículo u opinión basada en “el taxi es X”.

    El taxi es un Servicio público, cierto, se basa en una normativa y regulación que siempre se deberá respetar, y lo conducirán autónomos o contratados con carnet de taxista. Lo que sea la persona no se puede definir ni adivinar, es sencillamente imposible, pero vivimos en la era de los adivinos de internet y de los que ven todas las irregularidades posibles pero jamás denuncian. Eso también define al que está jugando, entre otros, al taxista.

    Maticemos: el monopolio no existe en un sector regulado desde arriba, se llama de otra forma, ¿o es un monopolio malvado el del bus regular (EMT) que va por ciudad?, no, es un SP regulado. Cualquiera puede ser Taxista titular, buscas a un vendedor, le compras la licencia y a trabajar. El caso de las VTC es algo distinto,, compras la licencia del mismo modo, pero a una empresa o persona de las que especulan con licencias: un pequeño puñado. Por cierto, la prensa ha pillado a Cabify montando empresas falsas para esto. Cabify, su representante en TV dice cada día​ que el taxi es una mafia porque especula con licencias. Al menos el taxi se divide en miles de autónomos y algunos floreros, ellos son un pequeño grupo, y cada licencia de taxi que se vende un trocito para Hacienda no se lo quita nadie… exacto, eso no pasa con las de las VTC.

    Déjeme aclarar rápidamente una cosa: ¿Cabify tributa en España?, Cabify declara pérdidas porque sus gastos millonarios los sufragan sus inversores, algo que les ha llevado a ganar 1millón y pico de euros de devolución por parte de Hacienda. Han venido para hacer dumping, dominar el mercado y rehacer las normas con, por ejemplo, tarifas dinámicas, no para solidificar los cimientos de la sociedad del bienestar, algo que se notará con fuerza cuando los que inversores (como BBVA o Rakuten) pidan sus millonacos de vuelta y con intereses. Se podía decir de otra forma pero así es más épico sin perder un ápice de veracidad. Los que realmente aportan algo son sus chóferes (autónomos, no contratados), en concreto el 75% de cada carrera, que en teoría declaran.

    ¿El taxi se cae a pedazos?, sí, necesita mejorar y cambiar mucho. ¿Es por eso que las VTC crecen a pesar de la mala praxis como viene a ser cargar a mano alzada o sin hoja de ruta?, no, crecen porque vivimos en una sociedad de “bufas” y acomplejados que se creen más de lo que son, y por eso reclaman ir en un coche negro con un esclavito de traje. Low cost, eso sí, que el dinero no se gasta en el transporte, sino en las copitas. ¿La responsabilidad?, por debajo del “yo me gasto mi dinero como quiero”.

    Finalmente debe saber una cosa, esto no es taxi contra VTC, es taxi contra ilegalidad y mala praxis, porque las VTC tradicionales, todas, apoyan al taxi, pues esas empresas sí cumplen la ley a rajatabla, por eso también les comen el mercado.

    Por suerte, será el TJS europeo el que de el primer golpe y el TS el que termine de decidir lo que pasa con el ratio, pues si tenemos que depender de la falta de responsabilidad y sentido común del cliente medio, del club de los neoliberales (entre los que incluyo la CNMC) y de la gente que cree que para estar de nuestro lado tienen que sentir empatía y no sumar dos y dos y ver lo coherente del resultado, ya podemos cerrar e irnos.

    Con más sentido común necesitaremos menos empatía. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: