La izquierda regañona

  1. Qué bien escribe usted, señor. Completamente de acuerdo. Pienso que nuestros principios no se diferencian tanto de los cimientos de un edificio. Demasiado endebles, y es seguro que el edificio caerá por su propio peso; pero hágalos usted demasiado rígidos e inflexibles, y la estructura partirá con el temblor más inesperado. Disculpemos a la buena de Aretha: nada calienta tan bien como un buen felpudillo, y a ciertas edades no es cuestión de arriesgar la salud ni el instrumento por un mal resfriado😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: