La infancia es la excusa

Hay ideas, principios, que con el tiempo han ido devaluando su potencial. Argumentos que forman parte de otra mentalidad, lejana e injusta, y que una sociedad progresista cada vez dota de menos oxígeno para su supervivencia. Sin embargo, como piezas de un museo arqueológico, aún hay quienes los defienden como pilares de una identidad soberana que niega cualquier derecho o libertad que interfiera en su exclusiva y excluyente opinión sobre la convivencia. Esas personas son conscientes de que sus anacronismos ya no se pueden proteger ‘de frente’ y han buscado excusas para seguir condicionando desde la retaguardia.

Llevo bastante tiempo alertando de aquellos que utilizan la excusa de la infancia para minar los derechos y libertades de un colectivo. Esos garantes de lo que un niño ‘debe o no debe ver’ cuando lo que realmente les preocupa es otra cosa.

Esta semana, cuando la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) le dio un plazo de 10 días a Mediaset España para adecuar sus contenidos al horario protegido para la infancia, algo que Sálvame Diario lleva años saltándose a la torera, Telecinco intentó apropiarse de ese discurso en beneficio (económico) propio.

No voy a defender Sálvame Diario porque no es ese el objetivo de esta columna. Todos sabemos que el código de autorregulación sobre contenidos televisivos e infancia lo suscribieron los principales operadores de televisión en 2004. Las reclamaciones sobre programación son analizadas en primera instancia por el Comité de Autorregulación, que está formado por las televisiones firmantes del código. No cumplir lo que uno mismo firma y afirma ser garante está muy feo. Y Sálvame Diario ha jugado con fuego demasiado tiempo.

El problema no es que haya personas que consideren que los insultos y la denigración con la que en ocasiones nos ha obsequiado Sálvame sean inapropiados para un horario de tarde. De hecho, hasta puedo estar de acuerdo. El problema son aquellos que creen que la televisión debe educar a su hijo en vez de asumir su responsabilidad en esa obligación. Como muy bien apuntó el crítico de televisión Borja Terán en su columna, “si un niño pasa la tarde viendo Sálvame en el sofá, en ese hogar hay un problema que no se solucionara quitando el programa”.

En esa fisura de la responsabilidad paterna es donde se cuela el peligroso discurso de aquellos a los que no les tiembla el pulso al colocar a los niños como escudo humano contra el que nadie se atrevería a disparar y así avanzar con sus ideas reaccionarias. Eso es lago que, por ejemplo, el colectivo lgtb lleva tiempo advirtiendo. En nombre de la protección de los menores, Putin aprobó una ley represora contra gays y lesbianas en Rusia. Los primeros ministros de Ucrania e incluso el partido comunista y la iglesia ortodoxa en Moldavia han comenzado a perseguir lo que ellos llaman ‘propaganda homosexual’.

Hace dos semanas, la misma CNMC trasladó a la Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial (Autocontrol) una denuncia de un particular que se quejaba de un beso “muy explícito” entre dos hombres en el anuncio de Wuaki TV. El spot se emitió en horario protegido y el señor consideraba que sus hijos no tenían que ver eso. Días antes, unos padres también reclamaron al encargado de seguridad de un restaurante de comida rápida que echase del local a una pareja de chicos que se besaba. ¿La razón? Por los niños. Los niños no tenían que ver eso. Esa sobreprotección de la infancia es un lobo vestido de cordero.

Es evidente que la homofobia tiene diferentes caras y que se va adaptando a los tiempos, disfrazándose, empleando nuevos argumentos para sembrar el prejuicio en una sociedad mucho más abierta y plural de lo que los políticos creen. Una de esas manifestaciones de homofobia que más daño está haciendo a los derechos humanos lgtb en todo el mundo es aquella que emplea la protección de la infancia como excusa para filtrar toda una serie de prejuicios morales e ideológicos con el único propósito de criminalizar una orientación sexual y una forma de expresión cultural. Utilizar la imagen del niño para prohibir algo es dar a entender que ese algo es perjudicial para el niño. O sea, que no debería estar legitimado. Su propio argumento es su propia tumba. Por ejemplo, desde CNMC como desde Autocontrol dejaron claro que el anuncio de Wuaki TV no vulneraba la normativa sobre publicidad y plasmaba una situación que, en la actualidad, es perfectamente legal y legítima. Esa es la actitud.

Es interesante que Jorge Javier Vázquez haya colocado el foco de la represión sobre aquellos que canalizan sus propios prejuicios a través de la infancia. Pero no confundamos un rentable show de televisión con la defensa de los Derechos Humanos y libertades individuales que toda sociedad debe proteger por encima de cualquier actuación integrista.

 10850518_10154914736245274_799602378_n-620x330

  1. elhombreconfuso

    Qué difícil es coincidir con usted en tema y día. Uno sabe de antemano que va a salir perdiendo. ¿Se le puede nombrar ‘guionista de vida’? ¿Cuánto costaría? Es por ir ahorrando…

  2. Gladys

    Efectivamente en una casa sonde los niños pasan toda la tarde solos viendo la tele hay un problema que no se resuelve con quitar la tele, ese problema suele ser la falta de dinero de sus padres, que deben trabajar todo el día, o más bien la estructura social que consiente que tal realidad -padres que no pueden cuidar de sus hijos y los dejan solos-. Estos problemas no se van a solucionar ni quitando la tele, ni de ninguna otra manera, es más, perdurarán durante toda la vida del niño y probablemente él mismo acabará en la misma situción de adulto, porque escapar de la miseria no es cuestión de esfuerzo personal como intentan vendernos. Lo que él haya visto y aprendido a hacer de pequeño, entretanto, queda. Y eso al menos es fácil de solucionar, de hecho sino se soluciona es para mayor lucro de gente que ya es rica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: