Gobernados por psicópatas

Sin perderme en discursos tremendistas ni abandonarme a debilidades ideológicas, pienso que solo el sentido común, la honestidad y la capacidad de enfrentarse a la realidad sin infectarse de ninguna disciplina de partido son las claves para llegar a conclusiones difícilmente irrebatibles como que la psicopatía ha invadido a la clase dirigente.

Ya lo apunté en agosto del año pasado, cuando el vicepresidente económico de la Comisión Europea, Olli Rehn, defendió y justificó la recomendación del Fondo Monetario Internacional que solicitaba que se nos bajasen los salarios un 10 por ciento más. Ya sé que hay personas, muy inteligentes, que hablan de macroeconomía como quien habla de regar las plantas, que nos miran con una insultante condescendencia, como si fuésemos una tribu ignorante a la que hay que educar en valores de mercado porque, pobres hippies descerebrados, todavía manejan ‘otros’ valores. Pero hay un dato objetivo: un psicópata es aquella persona que es incapaz de manifestar empatía. No llegan a percibir lo que otro individuo puede sentir o, y ese es el aspecto más escalofriante, lo perciben pero les da exactamente igual. No se compadecen, ni se apiadan. Solo tienen un objetivo y nada ni nadie les hará desfallecer en su empeño.

Eso mismo es lo que movía a grandes psicópatas cinematográficos como Hannibal Lecter, a la Annie Wilkes de Misery, o al John Doe de Seven. Pero también a monstruos reales de la crónica de sucesos actual, pura vida real, como José Bretón, Josef Fritzl o Ariel Castro. Todos son, objetivamente, malos, dañinos para la sociedad, peligrosos. Y sobre todo lo son porque ni nuestras lágrimas, ni nuestros gritos, ni nuestras súplicas, ni nuestra capacidad de diálogo, les hará ceder en su empeño. Pero, como siempre digo cada vez que escucho a los expertos macroeconómicos decidir cuánto deben reducirnos el sueldo por nuestro trabajo, o cuando veo a los banqueros ejecutar desahucios a personas con 90 años, existe una maldad sofisticada, igualmente mortal, que también es impermeable a nuestro dolor y a nuestros gritos de auxilio. Y eso tiene un nombre. No hace falta ser un caníbal, ni atar a nadie a una cama porque no te gusta el final de su novela, para ser un psicópata o comportarte como tal.

Hay cientos de manuales de psicología que aportan claves para detectar a un psicópata. Les voy a enumerar solo algunas de las que apunta el doctor Robert Hare, autor del Método PCL, que es un instrumento de referencia en todo el mundo y la escala de valoración de psicopatía más respetada en el ámbito profesional de la medicina:

-Tienen gran oratoria y encanto.

-Poseen una autoestima exagerada.

-Engañan para conseguir sus objetivos o justificar sus conductas.

-Intentan manipular. Los buenos, lo consiguen.

-No sienten remordimiento o sentimiento de culpa. Jamás piden perdón.

-Carecen de empatía. Eso les puede llevar a comportarse con crueldad.

-Tienen una incapacidad patológica para asumir su responsabilidad ante los hechos. Jamás aceptan sus errores porque sus actuaciones siempre son consecuencia del comportamiento de los demás. Los malos son los otros, no ellos.

-Necesitan el estímulo exterior continuamente.

Solo con esos datos, ¿sería usted capaz de afirmar que no estamos gobernados por psicópatas? ¿Qué los estamentos de poder no están contaminados por ese trastorno antisocial? Yo no.

PByooqHTbxEUicJ-556x313-noPad

Anuncios

  1. Juan

    Ay, sí, gobernados por psicópatas y yo diría que también por misántropos, al menos es lo que parece con estas leyes antihumanas impuestas a base de decreto divino. Y lo de “divino” va por ellos mismos, que se creen dioses en posesión de la verdad y la justicia.
    Un abrazo Paco!!!

  2. Luis Galilea

    Totalmente de acuerdo, muchos de nuestros políticos tienen todos los rasgos de los psicópatas. ¿Has visto el vídeo del anciano que ayer. Ya no sé qué puede ser lo siguiente. http://www.elplural.com/2014/05/12/agreden-a-un-anciano-que-protestaba-en-un-acto-del-pp/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: