Aprender a abrigarse

Tengo un amigo que siempre me recuerda que no sé abrigarme. Me habla de la temperatura del cuerpo humano, del calor que desprendemos, de la necesidad de conocer las telas que nos ayudan a mantener el calor y desviar la humedad. Lo escucho porque, por trabajo, pasa largas jornadas en Laponia y allí o te abrigas o mueres.

Él me habla de la importancia de abrigarse por capas. La ropa no abriga, lo que hace es aislar al cuerpo del frío exterior. Por eso es necesario que la prenda que esté en contacto con la piel almacene el calor que genera el cuerpo, de modo natural, y desvíe la humedad cuando sudas. La clave reside en huir del algodón en esa primera capa porque, si transpiras, el tejido tardará mucho en secarse y te mantendrá húmedo, alejando cualquier sensación de bienestar. El algodón es más recomendable para una segunda capa, menos ajustada, que actúe como aislante y permita que circule el aire. Y, sobre eso, una capa exterior que será la que nos protegerá del viento y el agua.

Todo eso sin contar el calzado, que cuando mi amigo me ve calzar unas Converse en invierno, grita desesperado.

Supongo que si siempre tiene que recordar que no sé abrigarme será porque nunca acabo por hacerle caso. Anticipo la inmediatez, la estética, las posibilidades, la cotidianidad, a cualquier prenda que me proteja realmente de la fría agresión. He bromeado con lo fea que es la ropa que te defiende de las bajas temperaturas, con lo espectacular que sería un Madrid Fashion Week del Gore-Tex, pero, cuando llega el momento decisivo, cubro mi corazón con algodones que no hacen otra cosa que conservar el vapor de las lágrimas.

Aprender a abrigarse debería ser obligatorio. Educarse en los tejidos que nos cuidarán cuando llegue la lluvia, la nieve, el viento,… la soledad. Entender por qué demonios llevo un abrigo con un 70 por ciento de lana, un gorro que me cubre las orejas, unos guantes forrados, varias vueltas de bufanda al cuello, calcetines gordos, unas botas,…y sigo teniendo frío.

Los japoneses han inventado una tela que es capaz de absorber la energía solar y, de esa manera, nos sirve como cargador de móviles. Me asombra que pueda llegar un día en el que, cuando mi teléfono se quede sin batería, logre cargarlo enchufándolo a mi pantalón y, sin embargo, aún nadie haya sido capaz de crear un tejido que nos preserve de la vulnerabilidad, de esa indefensión que nos hiela la sangre, que nos rompe el corazón, que nos aspira la energía, que nos nubla la razón, que nos hace sufrir.

Alguien debería abrigarnos bien. Llenar nuestros cajones, estantes y perchas de las prendas adecuadas. No permitir que las prisas o la decoración nos hagan pensarnos desamparados ante las inclemencias del sentir. A veces, cuando dejo volar mi imaginación por cielos intransitables, pienso que el verdadero Pacto por la Educación no es una asignatura pendiente de los gobiernos españoles; es una responsabilidad del ser humano. Y me convenzo de que la gran reforma educativa no pasa por conocer por cuantas provincias pasa el Ebro o la lista de los reyes Godos. Pasa por “la ética erótica” de la que escribe el filósofo Javier Sádaba en su último libro, por la necesidad de darle voz a los sentimientos, a los deseos. Pasa por recordar lo que somos: un haz de posibilidades.

Me he dado cuenta de que la inmensa mayoría de mis camisetas son 100 por cien algodón. También tengo alguna que mezcla un 80 por ciento de algodón con tejidos como el rayón o el elastán. Y no sé qué ponerme. Me temo que nunca compré ropa pensando en aislarme, verdaderamente, del frío. Quizá eso sea imposible. Tal vez pasar frío solo sea la cara B del sentir.

IMG_4116

Anuncios

  1. Mar

    Eso que hay de fondo es la faculta de BBAA y Psicología de Salamanca? :-O

  2. Fatima

    ¡Me encanta la foto!

  3. José Antonio

    ¡Qué bonita entrada! Emotiva, oportuna, equilibrada, con una sencilla poética.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: