Dogmas de fe

La duda tiene mala reputación. Aquellos que dudamos a cada paso y que padecemos la tentación de cuestionarlo todo, lo sabemos. La firmeza en tus decisiones, la autoridad con la que las sostengas y esa insultante intransigencia para con la opinión del otro definen al triunfador del siglo XXI en crisis. En el país de los desgraciados, el tirano es el rey.

Ese afán por adoctrinarnos en el sufrimiento, en la escasez, en el abandono, con el que el desGobierno de este país nos obliga a desayunar, comer, merendar y cenar cada día no es otra cosa que un dogma de fe. Ellos, que el que no es del Opus Dei es Legionario de Cristo y el que no es ‘kiko’ es ‘cielino’, lo saben. Están convencidos, como el demente que se cree Napoleón, que sus decisiones son tan acertadas que no admiten duda. Su fe mueve montañas (de dinero) y levanta muros de desigualdad. Son una secta elitista, yonkis de fundamentalismo. Son los mismos que destilan supremacía occidental cuando ven las reacciones de los musulmanes ante una caricatura de Mahoma pero ignoran que entre el fundamentalismo musulmán y el suyo solo hay una diferencia: el nombre de la excusa. Las formas también son distintas, es verdad. Los musulmanes te amenazan de muerte y éstos te cortan la luz, el gas, el agua, te suben los impuestos, te bajan el sueldo, te echan de tu casa, te niegan los subsidios, te convierten en un miserable y, con suerte, tú mismo te quitarás de en medio y no les alterarás su conciencia, no fuera a ser que en el más allá, su Dios les pidiera explicaciones.

GallardnEl más escalofriante ejemplo de dogmatismo, de fundamentalismo ideológico, que he sentido en toda mi vida, y ya supero los cuarenta, llegó esta semana en boca del que, durante años, fue el ‘poli bueno’ del PP, el progresista, el que casaba parejas homosexuales, el ideólogo de la regeneración, el ‘guay’, el que escuchaba a Pablo Milanés. Supongo que ya saben que estoy hablando del ministro de las injusticias, de Alberto Ruiz Gallardón.

Gallardón pronunció esta semana una de esas frases que cualquier guionista desearía haber creado para poder identificar, con un trazo, al personaje monstruoso de su guion, al psicópata megalómano, al tirano insensible, incluso, directamente, a la muerte. En una entrevista en la emisora de los obispos, Gallardón dijo: “Gobernar, a veces, es repartir dolor”. La frase aún me eriza el vello con solo escribirla. Imagínense a la persona que la pronuncia y, lo que aún es peor, que se la cree como si fuera un dogma de fe, que no interpreta, que está seguro de que su verdad es incuestionable y el resto, millones de personas, vivimos en el error.

Por primera vez en mi vida, he sentido miedo de mis gobernantes. Mi infancia en el franquismo solo es un vago recuerdo en mi memoria. He vivido en libertad y, aunque el camino de una nueva democracia estuviera lleno de socavones, nunca sentí ese miedo del que me hablaron mis padres, la generación del franquismo, ni del que me habló mi abuela, la generación de la guerra. Hasta esta semana. “Gobernar, a veces, es repartir dolor”. Una frase que sin pudor hubiera acuñado Pinochet, Hussein, Castro, Ceausescu, Bokassa y, desde luego, Franco. Y la pronuncia ‘el moderado’. O una de dos: o nunca fue moderado o que Dios, su Dios, nos pille confesados.

 

 

PD: Los mayas tenían razón. Posiblemente estemos ante el fin del mundo tal y como lo entendíamos hasta hoy. Renace un nuevo sistema, no por ello mejor. Más bien, todo lo contrario. Como en el cómic Watchmen, un mundo lleno de supervillanos, con unos superhéroes machacados por una crisis de valores que les impide encontrar su lugar en el mundo y que dejan a los ciudadanos indefensos ante el mal. Mientras, en las emisoras suena Daddy Yankee. El departamento de psicología de una universidad de Mali ha estudiado que las personas a las que les gusta el reggaeton son un 20 por ciento menos inteligentes que los demás. El Papa se estrena en Twitter. “Os bendigo a todos de corazón” ha sido su primer tuit. Al menos el Gobierno debería tener la decencia de legalizar las drogas.

 

 

 

Anuncios

  1. O el hijo de puta que leyó poesía y encontró “le mot juste”.

  2. Txema

    Grande!! Y sí, la frase de marras da mucho miedo, bajo ella, que llegarán a hacer?

  3. Guille

    Simplemente genial, con ese final especialmente lo bordas.
    Estoy de acuerdo en lo terrible de la frase, completamente innecesaria. Una razón más para huir de este barco que se hunde, especialmente al ver a tanto borrego que después de escuchar idioteces como esa, se quedan de brazos cruzados.

  4. ¡Me encanta que me peguen por mi bien! Y cuanto más me duela, mejor repartido el dolor y mejor repartida la injusticia y mejor repartido su cinismo y su falta de escrúpulos.
    ¡Y yo que pensaba que gobernar bien era repartir justicia mejor y gratis!

  5. Increíble pero cierto. Pero lo peor es que sus votantes los siguen justificando. ¿Tan difícil es montar un mundo donde la base sea no joder al vecino y poco más?
    Salud y crudas mañanas!

  6. Yo también fui capillitas y ahora me he vuelto de la hermandad de la duda al punto que he me he creado mi propio padrenuestro y que aquí viene al pelo, me ha inspirado Leo Bassi un Dudón de primera. Adjunto link donde aclaro esto para quien le pique la curiosidad, no quiero extenderme demasiado en el comentario, salud. Las drogas supongo que serían para aguantar nuestra ración diaria de dolor, son penosos e insanos. Propongo como droga la risa aunque cada vez sea más difícil arrancar alguna pero todavía hay por ahí quien se aplica a intentarlo, gracias al Dios de las mayorías por supuesto.
    http://manospal.wordpress.com/2012/12/01/el-catecismo-definitivo-segun-leo-bassi/

  7. ddiegonv

    Sí, señor. Pues lo mismo no vivimos en democracia ¿eh?
    Más bien estamos ante una dictadura velada.

    Atentamente.

    “Uno de esos que por gustarnos el reggaeton somos 20% menos inteligentes que los demás”. ^^

    Abrazos.

  8. Juan

    Paco Tomás:
    Enhorabuena otra vez por tu artículo, soberbio como siempre.
    Este ser(Tutanllardón) ha sido un tapado hasta que el pequeño dictador que lleva dentro le ha salido a borbotones. Lo único que me alegra de esta situación es que se ha retratado y ya sabe todo el mundo cómo es.
    Cuando era alcalde, no permitía que el personal del ayuntamiento le dirigiera la palabra ni se cruzara con él cuando salía del despacho, así que mira que talante tenía el “repartidor de dolor”.
    A mí si que me dan ganas de repartir dolor cada vez que veo esa fea jeta que tiene…

  9. antonio

    Por muy fundamentalistas que parezcan, todavía no lo llegan a ser del todo, largos años de gobiernos conservadores nos quedan por sufrir.

  10. digg

    Brutal reflexión Paco.
    Hay que mirar a qué foro se dirige; a la beatería de la cope. Gallardón es un camaleón en eso, lanzar perlitas sabiendo quién lo escucha, da aquí regocijo a quienes sólo ven pecadores que deben redimirse, se muestra como quiere que lo vean. Lo mismo que Rajoy diciendo a la Razón y su parroquia que estamos así “porque nos hemos comprado demasiadas TV de plasma”. Ese lenguaje cala. Es “política de pescadería”, de argumento falaz pero instantáneo.Y en ese terreno -el lenguaje- la derecha va ganando, con mucho. Mientras, la izquierda se pierde en laargos argumentos y explicaciones; es lo que tiene. La oposición tendría que fichar más lingüistas y etimologistas.
    Hay que aplacar estos titulares instantáneamente, y con su mismo léxico.
    Saludos.

  11. Torrezna

    Sr. Paco Tomás: ¡bravo!
    ¡Cómo le echo de menos en los mediodías!
    Gracias al Crudo llegamos hasta aquí (¡cáspita!, hablamos como el Papa… o Gollum… ¿tanto monta?) y ya no nos iremos 🙂
    Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: