Con amor

Tras varios años convencido de que el amor, en el caso del sexo masculino, residía en los genitales, esta semana he leído un artículo que me aclaraba que el amor es una actividad cerebral, una compleja reacción bioquímica. Como la fórmula de un antidepresivo, cuando nos enamoramos, nuestro cerebro genera unas hormonas –dopamina, testosterona, oxitocina,…- y pone en marcha unos neurotransmisores que condicionan todo lo que sucede después. Desde fijarnos en un tipo de persona y no en otra hasta el milagro de reforzar nuestra autoestima. Todo eso por un subidón de estrógenos.

Amar, besar, acariciar reduce la irritabilidad y las posibilidades de caer en una depresión. Incluso hay teorías que aseguran que fortalece nuestro sistema inmunitario. Ante una reacción química con efectos secundarios tan estupendos decidí que, esta semana, le iba a poner amor a todo lo que hiciera. Y así fue.

Amortizar. Solo hay una sensación más satisfactoria que la de terminar un libro y es esa en la que te planteas qué libro empezar. Te detienes ante la estantería de casa, con la balda curva de soportar tanta gravedad –la cultura encuadernada pesa una barbaridad-, y haces un travelling sobre las lecturas pendientes. En mi afán por aprovechar el espacio, amortizo la estantería con dos filas de libros; una en retaguardia y otra, la más visible, en primera línea de debate. Atrás descansa Vázquez Montalbán, Kennedy Toole y hasta Hölderlin. Delante, Félix Romeo, Jean Genet, Sherman Alexie, Carver y Lorca. Siempre hay un Lorca en primer lugar. Pero puede que ninguna te apetezca en ese momento y, aconsejado por el capricho, acabes en una librería, rodeado de autores, cubiertas y argumentos, intentando hallar el libro que se ajuste a ti. Al menos al ‘ti’ que eres hoy.

Estuve a punto de preguntar si habían editado ya la nueva reforma laboral. Debe ser una lectura apasionante. Como en una novela de la saga Millennium, a cada paso hay un cambio, una letra pequeña, un secreto que se intenta ocultar, un argumento lleno de detalles insólitos y aterradores. Pero no. Como tal, no estaba editada. Ya casi me espero a que hagan la película. Si en España tuviésemos un Ken Loach, ya estaría trabajando en el guión. Aquí tenemos a Fernando León de Aranoa y…claro…no es lo mismo.

Amorim. Esta semana estuve charlando con el escritor peruano Santiago Roncagliolo.  Con los escritores que conozco me pasa lo contrario que con los músicos: suelen caerme casi todos bien. Hablamos de su último libro, un encargo titulado El amante uruguayo. Una historia real. El libro descubre a uno de los personajes más inquietantes, y algo patéticos, del siglo XX: el escritor uruguayo Enrique Amorim. Cazador de famosos, hombre casado y, sin embargo, amante de Lorca durante su estancia en Montevideo y ‘rollito pasajero’ de Jacinto Benavente. Millonario y comunista, personaje ligado a la vida de Borges, Neruda, Alberti, Picasso y hasta Chaplin y, sin embargo, invisible para todo el mundo, incluidos ellos. Solo Borges le dedica un lugar en su biografía pero, pitorreos del destino, como el autor de El Aleph se hizo mundialmente famoso un año después de la muerte de Amorim, él nunca le dio demasiada importancia.

No sabemos qué neurotransmisores funcionaban en el cerebro de Amorim, ni qué hormonas producía en cantidades industriales, pero tras leer el libro uno no puede más que sentirse fascinado ante semejante personalidad. Sin querer hacer spoilers, que seguro que a Roncagliolo no le haría mucha gracia, hay un capítulo dedicado a la muerte de Lorca, la desaparición de su cadáver y la llegada de Amorim a Salto (Uruguay), con una misteriosa cajita que enterrar en el primer monumento a la memoria de Federico, que es un excelente ejemplo de tragicomedia. Solo el tiempo, y el conocimiento de la ética según Amorim, le aportan el ingrediente de humor negro que precisa el disfrute de la historia.

Amordazar. “Así que, aquí tenéis un programa gay”, me pregunta Roncagliolo, en relación al programa que ahora dirijo y presento en RNE, Wisteria Lane. “Me encanta este país”, añadió, con esa sonrisa traviesa que tiene. No quise sacarle de su idealización fantástica de España e informarle del recurso que el PP tiene en el Constitucional contra el matrimonio igualitario. Ni hablarle de las voces que, cada semana, hablan de cuando “entren” en RTVE y sitúan mi programa en la lista de los días contados. Cada vez que hablan de “cuando entren”, consiguen que me asole un escalofrío.

Zamora. Porque incluye la palabra amor. Aunque los inviernos allí sean dignos de calzoncillo largo.

 

Anuncios

  1. unfan

    Mucho mucho ánimo querido Tomás

    unfan

  2. Certero, hay amor así que no te deprimas esperando la guillotina pepera, no se atreverán porque aduciremos homofobia. Mi amigo Leopoldo Alas lo decía.
    Un abrazo y gracias por el descubrimiento de Amorin.

  3. Miguel

    Señor Paco Tomás después de leer éste, su artículo, y siendo ésto lo segundo que he hecho en el dia después de tomarme un café con leche, he decido no suicidarme, por lo menos no esta semana, por lo menos hasta que avance Marzo un poco más; Usted me ha dado un chispazo de Energía por sus Valores, muchísimas gracias
    un fortísimo abrazo
    Pd. Yo uso calzoncillos largos que realzan mis esupenda musculatura inferior
    Pd2 Todo lo escrito es absolutamente cierto sin ninguna falsedad

  4. como me gustaría expresarme mejor

    que ignorantes esos amenazantes, como si por convertir en un solar la urbanización de Wisteria se pudiese eliminar un pensamiento transversal que palpita igualdad, para todos, sean heteros, sacerdotes, manzaperas, conservadores o no, porque la igualdad de derechos y oportunidades no es algo que deba recortarse en tiempos de crisis, mas bien debe ser lo contrario.

    No hay mal que no venga bien. Recuerdo que en tiempos de la dictadura de Salazar estuvo prohibido todo lo que recordase lo lgtb, y lo que ocurrió es el nacimiento de un doble lenguaje, irónico, inteligente y sagaz.

    Supongo que esto lo conocen bien en ciertos partidos que tienen poder para convertir en solares las urbanizaciones, y espero que tengan la mínima inteligencia de no volver a ciertos colectivos en grupos inteligentes, cultos y cargados de razones, porque a la larga contra ese poder, no se puede ganar.

    Desde aquí mi gratitud a las personas que saben repartir sus migajas de cultura, con todo alegre transversal de una urbaniación de lujo.

    Por cierto, Srpacotomas, aunque haya crisis de ladrillo, las urbanizaciones de lujo no la sufren y para lujo cierto programa radiofónico, es mas yo creo que deberían invitar a la Alcaldesa de madrid a una de esas tapas tan glamourosa de la Wisquiería.

    Finalmente le remito un abrazo, porque el miedo nos paraliza, pero usted es un valiente, al que todos seguimos, hemos seguido y seguiremos, eso es amor, amor por la inteligencia, la simpatia y la igualdad, y con tanto amor no hay quien pueda, así que esté donde esté le seguiré, pero en confianza, me gusta tener esa parcelita en la que planto mis bulbos para la primavera de radio nacional.

    puestos a hacer recortes en radio nacional, podrían quitar programas deportivos, de esos que por tantas horas al día terminan por informarnos sobre si la fiesta de cumpleaños del entrenador de futbol fue así o asá o sobre si un entrenador renovará o no mientras decide responderse si las nubes huelen. Vamos que un servicio público debe estar para otras cosas, creo yo, y si en este país se dedicara ha informar sobre la igualdad, el amor, la mitad del tiempo de lo que no es deporte pero se incluye en tiempo de deporte sería algo maravilloso.

    Por cierto, si hay programas religiosos de muchas tendencias los domingos, tal vez deba fundar una secta, ja,ja…. en confianza muchos católicos, e incluso muchos sacerdotes, le seguirían por radio.

    Ea, que espero haber arrancado una sonrisa, eso es todo lo que llevo intentando en todos mis mensajes que le dejo en cada entrada y desearme a mí mismo, la fortuna de seguir escuchando a oscar, a jose y a paco junto a una whisquería.

    Por cierto hay una novela que me encantó: dos que nadan juntos, por si me permite recomendar una novela de amor y deseamor, religion, terrorismo y sexo.

    Con toda mi admiración lanzo un beso que para eso estamos de carnaval!

    muack de saudades infinitas de las muchos días de wisteria que me quedan por oír, y felicidades por los primeros 69 días (que número mas bonito) que ya he escuchado.

  5. como me gustaría expresarme mejor

    joer, que yo no soy LORCA y querrá leer cosas mas inteligentes, vale si quiere un resumen porque va mal de tiempo ahí va:
    un beso, bravo por su programa, si lo quitan prometo reconstruir la urbanización lgtb en la misa del domingo de radio nacional. (mas o menos eso es un resumen ja,ja….) ah y gracias por existir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: