Hacer nada

En pleno verano, cuando muchas personas deciden consolarse de la desazón de la incertidumbre con unos días de vacaciones, he notado que me asalta una duda. Las dudas son como los bandoleros: sospechas que andan por ahí pero cuando te asaltan, siempre te pillan desprevenido. He pensado que nos pasamos el año trabajando, compitiendo, esclavos del despertador y del móvil (si tienes iPhone o lo que ahora se llama smartphone, el grado de esclavitud es propio de una plantación de caña), con unos horarios ingratos y rezando a san Seguridad Social para que no nos bajen las defensas.

Y cuando por fin llegan las ansiadas vacaciones, empezamos a hacer planes, a organizar viajes con toda la familia a playas masificadas o con amigos a lugares complejos, de difícil acceso, pero muy exóticos; a hacernos el camino de Santiago, a llenarnos la agenda de cosas que visitar y otras que hacer, alguna nada ociosa, como aprovechar para empezar las reformas en el hogar. Dar cabida a esos planes que no puedes hacer el resto del año. O sea, cosas que hacer. Ha llegado el momento de reivindicar el placer de ‘no hacer nada’. Absolutamente nada.

Está muy mal visto eso de no hacer nada, de pasarse el día tocándose los huevos. Está mal visto porque hay personas, especialmente tras aprobar una oposición, que han convertido el ‘no hacer nada’ en su modus vivendi. Y bien sabe el Estado que no me refiero a TODOS los funcionarios; hablo de ALGUNOS funcionarios. Pero ese es otro tema. Tanto hemos criticado eso que sospecho que la sociedad se niega a reconocer que le gusta, que disfruta sin hacer nada. Lo primero que te pregunta la gente cuando llegas de vacaciones es: ¿Qué tal? ¿qué has hecho? Y entonces tienes que demostrar que te lo has pasado de maravilla porque has hecho muchas cosas. Tantas que te incorporas al trabajo más cansado que cuando te fuiste. ¿Se imaginan lo maravilloso que sería llegar a trabajar y cuando te preguntasen ¿qué has hecho? contestar: nada. No he hecho nada?” Solo de verbalizarlo siento una paz digna de un buen masaje. Descansar. Esa es la clave. Lo malo es que casi todos preferimos divertirnos a descansar y claro, divertirse es más agotador. Creo que aún me quedan días para intentar no hacer nada. Voy a probar.

Anuncios

  1. Paco, a ver si me ayudas a buscar un podcast de un programa de rne en el que salías tú unos minutitos hablando de 'las manos'. Fue una tarde de domingo en el mes de junio. ¿sabes cómo se llamaba el programa?disfruta las vacaciones sin hacer nada que no te apetezca!Eli

  2. Nada! que le apoyo mucho en esto de no hacer nada. ¿Para qué es si no el verano? Siempre quedando, planeando hacer cosas. ¿Pero por qué? Yo a veces digo vamos a quedar para tumbarnos en el césped y tomar algo. Y la gente luego dice: ¿Pero luego dónde vamos? Uf… Un abrazo grande y que espero que este mejor después de su Wisteria Lane Live, que me pasé por Blaving (creo que se llama) y vi que estaba mal…Nada, a coger fuerzas y a descansar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: