Rencores infantiles


Los resortes de la memoria son asombrosos. Detalles del pasado más remoto vuelven a la actualidad y te demuestran que están más presentes de lo que tú creías. El caso es que ayer, caminando por el centro de la ciudad, me encontré con Fermín Castro, ¿te acuerdas? Era el líder de nuestra pandilla de la infancia. Jugábamos a “Los hombres de Harrelson“, él era el teniente Dan y a mí me costó cuarenta bocadillos de Nocilla de dos sabores conseguir que me eligiera para ser TJ, que, total, siempre me tocaba subir al tejado, lo que me alejaba sospechosamente del área de diversión. También lo intentamos con “Starsky y Hutch“. Él y Ramón Jiménez, su principal competencia, se repartían los protagonistas y yo me tenía que conformar con ser el primer muerto en un tiroteo callejero. Fue entonces cuando decidí, arriesgando mi reputación, irme a jugar con las chicas. La cosa no mejoró. Si con “Los Ángeles de Charlie” ellas adquirieron un protagonismo especial, a mí me tocó ser Charlie, que si bien era el jefe, ni siquiera se le veía en la serie. Luego, como a Fermín (Hutch) le gustaba Paula Ybarra (Jill Munroe), unimos los dos grupos. Empezamos a jugar a “Verano Azul“. Allí la humillación adquirió un cariz sangriento. Los papeles más cotizados eran Javi y Pancho, en lo que a chicos se refiere, y Bea, en el sector femenino. Yo opositaba a alguno de esos dos papeles masculinos pero siempre me tocaba Quique. Al final hice piña con la chica que simulaba ser Desi y acabamos escindiéndonos, jugando nosotros solos a “Remington Steele“. Al encontrarme a Fermín, años después, me fui dando cuenta del rencor que aún le guardaba. ¿Sabías que al final se casó con Paula? Están muy cambiados. Ella podría jugar ahora a “Betty la fea” y Fermín tiene el porte del gordo Cartman de “South Park“. Y noté como mi rencor de años se diluía en satisfacción. Sólo el paso del tiempo pone a cada uno en su lugar y ellos ahora ocupan varias plazas. Ya ves, he pasado de ser un personaje secundario a ser una extraña mezcla entre Carrie Bradshaw, Ted Schmidt y Chandler Muriel Bing. ¿Y tú, Fermín? ¿Dónde estás?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: